jueves, 24 de septiembre de 2009

¡HAY QUE CONVERSAR!

¡Hay que conversar! Hablando se favorece el camino y se desbroza el trabajo. Las conversaciones crean y -a la vez fortalecen- las relaciones y prácticas en cualquier organización. Un líder bueno debe hablar mucho con su gente. La conversación, de verdad, genera resultados. Pocos líderes utilizan las conversaciones -de manera intencional- para conocer las redes sociales que subyacen en el complejo mundo de las organizaciones. Hay que conversar con intención para crear valor... tanto económico como social.
Es preciso aceptar que las conversaciones son un proceso clave para alcanzar los resultados, pero este empleo implica un profundo cambio de mentalidad con respectoa lo que estamos acostumbrados. Hay que ver las conversaciones como uno de los más valiosos recursos de la organización yno como actividades circunstanciales y vacías. Me refiero a las conversaciones de los líderes.
Hablar y actuar no son cosas diferentes. Hay que considerarlas como un todo integrado, en lugar de actividades separadas.
Quede ahí la idea.

2 comentarios:

Mitinman dijo...

Conversar pero no sólo con "su gente", también es enriquecedor conversar con los "otros".
El cambio mental no es sólo del líder sino también de "su gente" entre los que tiene que haber "críticos alineados".

Antonio Illán dijo...

Mitinman, llevas toda la razón.