lunes, 15 de noviembre de 2010

EL DESACUERDO ES BUENO PARA TOMAR DECISIONES ¡Y NO ES UNA PARADOJA!

Las decisiones importantes no tienen por qué ser unánimes; es más, no es muy bueno que sean unánimes; es mejor que haya algún desacuerdo.
Cierto desacuerdo es saludable para no dejar estancada la mente y vacíos, por inútiles, los procesos creativos.
Por tanto sería bueno que nos planteásemos: no voy a tomar decisiones si no existe algún desacuerdo.
No hay que tener miedo a organizar la solución del conflicto que crea el desacuerdo.
Puede parecer una perogrullada, pero hoy se lleva lo de tener un buen "organizador de desacuerdos", que es quien asume el compromiso de descubrir por qué las personas no se ponen de acuerdo.
La función del gestor de desacuerdos es muy importante, pues nunca debe comenzar por suponer que algo es lo correcto y todo lo demás lo equivocado.
Es muy iportante preguntarse qué es lo que los demás ven. Eso nos da muchos puntos para no equivocarnos y decidir creativamente con la mente abierta y dispuesta.
La decisión final a buen seguro que nunca será del gusto de todos, pero será la mejor para todos, y no la habaremos tomado visceralmente desde la razón de la fuerza individual.

4 comentarios:

Menosquemarx dijo...

siempre es preferible acudir al poder amable de la razón compartida

Liou dijo...

Interesante...

Denís dijo...

escúchate y entenderás.... buena reflexión... saludos

Enrique M. de la Casa dijo...

En España, el desacuerdo es tomado como síntoma de debilidad. Ahí están los que piden a voz en grito el acuerdo PSOE-PP para salir de ésta. Como si programas diferentes no fuesen una muestra de visiones diferentes y por tanto, enriquecedoras. Tanto tiempo adorando todos todos al mismo dios....