martes, 20 de enero de 2009

ADIVINA QUIÉN ES?

Este es un ejercicio divergente o diferente. Buscar el parecido es poner sobre el sujeto real las característica del sujeto imagen. Duro con ello... y no me digan que es Goomer pintado por el genial pintor de los Países Bajos.

16 comentarios:

Mocata dijo...

¿Pero qué hace mi héroe Homer Simpson, el personaje que ha dado un nuevo sentido al adjetivo homérico, el modelo de todos los padres de familia con dos o más dedos de frente, enclaustrado en un marco tan oscuro y estrecho, visiblemente avejentado y con una mirada de triste resignación? ¿Es el retrato de un antepasado europeo o es quizá una visión de su futuro, de la vejez que le aguarda sin su querida y fiel Marge, con unos hijos crecidos y ausentes y sin más horizonte que el jardín de la residencia de ancianos en la que también languideció su padre, el abuelo Simpson? Prefiero lo primero a lo segundo, y es que resulta bastante inquietante la idea de que tus ídolos de ficción también puedan tener fecha de caducidad.

La fanciulla de Gijón dijo...

Ahora sí que es usted, Don Antonio.

Antonio Illán dijo...

¡Fuck!
Si no tuviera sentido del humor, me sentiría triturado por vuestras reflexiones. Almenos Mocata presenta un atisbo de conmiseración.

La fanciulla de Gijón dijo...

Mañana me voy a Cuenca a pasármelo como los indios y tengo muchas cosas que preparar. (de ahí mi laconismo). Solo decir que si usted no tuviese sentido del humor, ya hubiera llamado a la policía (sobre todo por alguno de mis comentarios)

Pero vamos, el cuadro, más que su retrato, parece una alegoría de los que nos leen.

Y al señor Mocata, lo encuentro un poco mayor para que su ídolo sea Homer (que Los Simpson son más o menos de los años 90)Igual es que a usted la pubertad le vino más tarde...Y ya sé que me va a decir eso de que es una serie de dibujos para adultos, pero los ídolos de ficción se forman con mayor fuerza durante la niñez...Y entonces no me creería esa vehemencia y consternación suyas. ¡¡Y ya sé también!!...que me va a decir lo de que otra vez interpreto literalmente sus palabras...y ¡bueno! ¡No me enrolle usted!¡Qué estoy muy ocupada!

Mocata dijo...

Fanciulla, no creo que sea muy prudente emprender un viaje a la peligrosa Cuenca, donde puede estar emboscado el Séptimo de Caballería, justo al día siguiente de sufrir un claro episodio de desdoblamiento de personalidad (ya sabes, "en mi cabeza oigo voces..."), provocado quizá por un exceso de actividad argumentativa en los últimos días. De todos modos, si mantienes tus intenciones, procura no someter tu debilitado cerebro a emociones demasiado fuertes, porque podrías volver de la ciudad colgante definitivamente colgada.

La fanciulla de Gijón dijo...

¡Pus, eyq yo le consteto! Le contesto..claro que en Cuenca..lo que hare..allí..Pues, Sñor Mocata...Y muchos titis hay alli..clarooo los conquenses¡Dioo mio! Ay, me se uy, no atinooo, il mio cerebro debil, no, no...me se para? me se par el cerebroo, el cerebro,...!

¡TIC!
CEREBRO OFF

Mocata dijo...

Me lo temía, la fanciulla en Cuenca... ¡y sin cerebro! ¡SOS a las autoridades conquenses! ¡Posibles disturbios nocturnos en la zona de marcha de la ciudad! Repito... ¡Refuercen la vigilancia si no quieren ver convertida su bonita ciudad en un conjunto de ruinas humeantes! Bueno, yo he hecho lo que he podido.

Antonio Illán dijo...

La Fanciulla llegó entera de Cuenca, señor Mocata. Abra usted sus brazos que va de vuelo.

La fanciulla de Gijón dijo...

¡Pero bueno, Don Antonio! ¡Me azuza constantemente al señor Mocata! ¡Parece que va a comisión!

Y como ya sabemos que, a alguien de aspiraciones elevadas como él, no le puede interesar una mujer sin cerebro como yo, quedan suspendidos abrazos y lanzamientos.

Mocata dijo...

¿No comprendes, fanciulla, que Don Antonio tan sólo está homenajeando la genial creación de su cuasi paisano Fernando de Rojas? ¿Y cómo es posible que en unos días hayas pasado de ser una acuario inteligente y creativa a una rubia descerebrada? ¿Será Cuenca la única culpable?

La fanciulla de Gijón dijo...

¡Señor Mocata!Como le mande de nuevo a la pirámide, Don Antonio (para homenajear ya del todo a Rojas) va a tener que coserle a usted las posaderas, como la celestina hacía con los virgos.

Descerebrada o no, el caso es que me tiene siempre en mente....¡Qué cosa!
¡Y siento que le haya afectado tanto mi partida a Cuenca, pero yo no tengo la culpa de que usted no salga del pueblo! Y bueno, casi que le disculparé porque noto que en el fondo está celoso de "lo que me haya podido encontrar por allí" jeje.

¡No me caliente, que le dejo castigado sin tarta, maledetto! Y tenga cuidado, que mi cerebro ya empieza a funcionar con fluidez y noto como las tuercas del lado maligno (al contrario que su dentadura postiza) me ajustan mejor.

Mocata dijo...

Ah pero, ¿sólo tienes un lado maligno? Yo pensaba que todo tu cerebro era una máquina de idear maldades como la de la afilada pirámide y otras muchas que seguro ahora mismo bullen en tu cabeza como caldero de bruja puesto a fuego lento. Has equivocado tu profesión, fanciulla, has nacido para ser dominatriz y, fusta en mano, hacer sufrir y gozar a una cohorte de esclavos postrados a tus pies. Tu territorio natural son los sótanos y calabozos y alaridos y espasmos la música que alegra tus oídos. Podría seguir, pero mi dentadura ha empezado a castañetear sin freno y se ha ido corriendo por el pasillo a esconderse debajo de alguna cama. ¡Y yo sin cenar!

La fanciulla de Gijón dijo...

¡La dominatrice de Gijón! ¡Non mi piace per niente! Además tal como me lo pinta usted, y haciendo de ello mi profesión, parecen las oposiciones del cuerpo superior, escala dominatrices. Fusta y uniforme reglamentarios, la cohorte de esclavos haciendo fila (como para cualquier trámite administrativo), plaza fija en la Dirección General de Mazmorras, y fichar de 8 a 3 a la entrada y salida de los sótanos. Así que, prefiero su práctica esporádica o, tal vez, establecerme más adelante como autónoma aprovechando alguna subvención de la Junta por ser joven emprendedora y/o mujer…No sé. Ya veré. En cualquier caso, masoquistas como usted, serán clientes preferentes y disfrutaran de promociones especiales como: cena con Marujita Díaz en la cima de Keops por un euro, la noche del tanga de pinchos con los Josés (Manuel Parada y Luís Moreno) por 5 euros o cupones descuento para el balneario de aguas putrefactas de Marina H’orror, ciudad de boñigones.

Y no se preocupe por sus dientes. Qué se echen al monte si quieren. En mi olla de bruja, y para que vea que soy considerada, pienso cocinarle un menú especial para desdentados: receta de sopa de ojos de neonatos, tripas de dragón o de funcionario jubilado (según temporada), sangre de murciélago y uñas de Jaime Ostos “a la importancia” que mezclaré con morcilla y chorizo asturianos a modo de fabada maléfica. Se lo paso por la Termomix. ¡Qué aproveche!

Antonio Illán dijo...

Jo, qué bocado. Me relamo de gusto viendo al señor Mocata relamiéndose de gusto mientras contempla a su gato relamiéndose de gusto con tanta exquistez.

Mocata dijo...

Me ratifico en lo dicho antes y con más motivos para ello después de este catálogo de lindezas que nos acabas de ofrecer (¿hay mayor prueba de tu oscura condición que ese deleite enfermizo en sacar a la palestra siempre que puedes tanto famosete de infausto recuerdo?).
¿Masoquista yo? No van precisamente por ahí mis fantasías más inconfesables sino más bien por el lado contrario, así que ves preparando otras promociones (y platos) más acordes con mis auténticos gustos (y nueva dentadura de titanio a prueba de bombas) o ya te puedes ir olvidando de tenerme entre tu selecta clientela.

Antonio Illán dijo...

¿Y de los hermanos Karamazov qué? Yo llevo mediado el segundo. ¿Me lo repaso otra vez? Dimitri tampoco me va.