miércoles, 7 de enero de 2009

INOLVIDABLE DUBAI

Dubai. MegaDubai. Lo más grande sucede a lo grandísimo. Hermosa experiencia navideña con dos anfitriones extraordinarios: Mario y Rosa. Dubai merece la pena por lo moderno y por los contrastes, por la innovación y por la creatividad. No es hora de analizar otras situaciones sociales. Entre la mar y el cielo, entre la tierra y la luna están las catedrales modernas que se alzan hasta no se sabe qué esfera. Y en el piso 28 de un lugar de La Marina, dos españoles se asoman a la terraza y ven la niebla, a veces, bajo sus pies. Un dátil y un cerviche. Una mezcolanza de olores especiados. Unos centros comerciales -allí llmados "Mall"- que no envidian en nada a la Place Vendôme de París. ¡Cuánto oro! ¡Qué de joyas! Nunca había visto tantos Ferraris, tantos, Lamborginis, tantos Toyotas Lexus, tantos Mercedes y BMW. Experiencia innolvidable, viaje iniciático. Si podés visitar este Dubai emiral, hacedlo, no os vais a arrepentir.

46 comentarios:

passa troncos dijo...

Bienvenido y bienvuelto.
Me alegro de que lo haya pasado bien (es lo que tiene, a veces, la familia). Y también que se haya quedado sorprendido o extasiado ante lo que ha visto.
Pero espero, ansioso, la hora de el análisis de “otras situaciones sociales”.
Y, ya que usted ha tenido la suerte de estar por allí, saber qué opina sobre el papel de los árabes en la situación del llamado “oriente medio”; el papel que juegan en la subyugación del pueblo palestino; y, de paso, si sabe usted algo del por qué los emiratos árabes nunca son noticia; por qué los países occidentales opinamos de todo, pero callamos sobre las “otras situaciones sociales” de esos lugares, y nadie se atreve a condenar oficialmente a unos de los países más corruptos, injustos, antisociales, y me atrevería a decir que asesinos: dictaduras al fin y al cabo.
Por que me imagino yo que, por muchos Rolex de oro que repartan, no alcanzarán a las muñecas de todos los gobernantes, ni de todos los periodistas, del mundo mundial.

Mocata dijo...

Inspiradora Dubái:

Manhattan del desierto
juntas Babel y Bagdad
purasangres y camellos
la cueva de Alí Babá

Minaretes de ensueño
que no imaginó Simbad
escaleras al cielo
para trepar hasta Alá

Paraíso hotelero
nuevo lujo oriental
pagado con oro negro
por el emir medieval

Maquillajes y velos
zoco y centro comercial
suma de viejo y nuevo
tradición y modernidad.

Antonio Illán dijo...

El señor Mocata lo retrata. Pero no es tradición y modernidad. Es poder y dinero. Ricos y pobres. Ricos, los locales; pobres los millones que están en el andamio. Lo social es largo de contar. Lo aparente es espectacular: más rascacielos que Nueva York. Hoteles-palacio para turismo no divinal, ¡divisal! -de divisa-. 400.000 locales sobre dos millones de habitantes. Los otros: indios y pakistaníes, un puñado de ingleses y otro puñado multinacional.

La fanciulla de Gijón dijo...

¡Españoles, el Duque ha muerto!

¡Ya estoooy aquiiiiiii, señores! ¡Les noto alicaídos! Como con poco fuste. Que no me entere yo..

Veo que les ha fascinado Dubai. Señor Mocata, no sabía que Don Antonio le había llevado en la maleta de vacaciones. Vino usted encantado de todas las cosas que vio por allí, como Pérez de Mallorca. La próxima, a Marina D'Or ciudad de vacaciones, el Dubai de los barrieros.

Toy cansaduca. Mañana les cuento todo como merecen. Todo lo narrable.

Antonio Illán dijo...

Lo narrable es lo previsible, mejor lo inenarrable.

La fanciulla de Gijón dijo...

Previsiblemente lo inenarrable es inefable.

Antonio Illán dijo...

In-e-fable, o sea que no se puede hablar o fablar

La fanciulla de Gijón dijo...

Curiosa manera la suya de separar las palabras...

In-efable.
Efable (expresable)
O sea, que no se puede expresar.

Mocata dijo...

Tengo que reconocerlo: yo también he estado estas navidades en el rincón más golfo del Golfo gracias a una oferta de la compañía aérea de vuelos personalizados "La alfombra mágica", que me ha permitido admirar desde el aire el emporio jequeril y revolotear cual mosca alrededor de un pino en torno a esos magníficos monumentos a la vanidad (y la especulación) humana que son los rascacielos. Por cierto, el piloto se llamaba Aladino...

passa troncos dijo...

Estimados coleguis, hace tiempo la Fanciulla (vaya vacaciones se ha tirado, por cierto) lanzó la idea de crear un club de lectura.

Yo les confieso que no contesté porque me da horror no poder cumplir con la tarea semanal, pues cuando vienen repuntes de curro en la fábrica, me veo mal para encontrar tiempo de leer incluso la etiqueta de la gaseosa.

Pero aprovechando que, por la crisis, estas navidades me han dado vacaciones forzosas porque teníamos más existencias de las que podíamos almacenar, he leído estos tres que verdaderamente os recomiendo. Son novelas cortitas e interesantes:

“En el café de la juventud perdida” de Patrick Modiano.
“La Isla” de Giani Stuparic.
“Campo de amapolas blancas” de Gonzalo Hidalgo Bayal.

Me animé a leerlas porque venían recomendadas en Babelia, y no me han defraudado.

Ahora tengo entre manos “Paradoja del Interventor” también de Gonzalo Hidalgo Bayal, y promete ser interesante.

La alterno con “Rompiendo cristales” de Juan Carlos Rodríguez Ibarra. Sólo llevo un capítulo, pero creo que me va a gustar. Siempre me ha caído bien, excesos aparte, y parece que va a contar curiosidades de su actividad política y sus ideas de siempre sobre los nacionalismos.

Seguiremos informando.

Antonio Illán dijo...

Me fío poco de los memoriales de políticos. A mi me gustaban los libelos del XIX, que eran duros de verdad, lo de ahora es pan y mantequillas, ¡qué digo mantequilla! ¡Flora! Habrá que leer esos libros. Yo hoy me he compado uno -muy caro, por cierto, 28 E- de Bouzatti, al que descubrí con su novela "El desierto de los Tártaros". Es un escritor italiano de lo mejor del siglo XX. Yo lo he encontrado tarde, le conocía pero no había leído nada de él. Recomendable. Si querés nos ponemos una lectura para el mes de enero y luego la comentamos, o la comentamos según la vamos leyendo. Podemos dejar que la primera propuesta sea de la Fan-chula de Gijón. ¿Vale?

La fanciulla de Gijón dijo...

Buenas Noches, mis queridísimos amigos (como dice Carmen Sevilla). Hola, corazones (que diría Anne Igartiburu). Sigo sin asimilar la muerte del duque. Estoy mal. Muy mal. Por otro lado, feliz de “veros” de nuevo por aquí, mis contertulios virtuales. Así que, jodida pero contenta (como dice Concha Buika). Bueno, dejo de hablar por boca de los demás, que no soy José Luis Moreno…

Aparte del flipe de Don Antonio en Dubai, veo que Passatroncos ha leído como un poseso y el señor Mocata ha fantaseado con “Las mil y una noches” y hasta se ha ido de viaje en amor y compaña con Aladino, pudiendo escoger a Sherezade…No digo nada. Salga del armario, sí. Me parece bien…Ah, murió el padre de Vicki Martín Berrocal, famoso por aquella frase dedicada a Sara Montiel: “Que le pongan la medalla en el coño”. También el hijo de Travolta (del que dicen que los padres tenían mal alimentado) y una de las adoptadas de Mía Farrow. De todo esto me enteré en la peluquería. También vi a Felipe González. Me dio envidia en Punta Cana, con ese Caribe tan calentito en todos los sentidos. Que yo fui a mojar los pies a San Lorenzo y al contacto con el agua sentí que me los guillotinaban y para colmo ni una mísera cámara de tele grabando mi hazaña. Todas en San Sebastián con los viejunos esos que van de estrellas…

He sufrido las galas navideñas, que son cada año más sórdidas y me han hecho gracia las porras necrológicas para el 2009 que circulan por Internet. Encabezan el ranking: La Duquesa de Alba, Fraga, Fidel Castro, Carrillo y Francisco Ayala (este es el benjamín). Engordé dos kilos asturianos y para enmascararlos y desviar el foco de atención me corté flequillo (aprovechando que había ido a la pelu a leer todos estos cotilleos para luego contárselos). La verdad es que funcionó.

También leí un par de libros estas vacaciones. Dos libros un poco similares en cuanto al tema de reflexión sobre la literatura: “El Mal de Montano” de Enrique Vila-Matas y “La Conferencia: el plagio sostenible” de Pepe Monteserín (este último por barrer hacia casa). El de Vila-Matas me pareció entretenido al principio pero de la mitad al final ya era cansinísimo y más de lo mismo. Me sorprendió muy gratamente el de mi paisano. Es un libro “diferente”: una novela-ensayo, o simplemente una novela original. Es de un tío que tiene que dar una conferencia sobre su idea de la literatura como un plagio sostenible (ya que según él todos los escritores se han copiado unos a otros) y para ello utiliza los libros que tiene en su biblioteca personal, de los que analiza y compara solo sus empezares (las primeras frases o el primer párrafo como mucho). Y se va entremezclando con el desarrollo de su conferencia plagada de citas, su mal de amores con la exmujer y sus pensamientos y preocupaciones. Es una delicia.

Y ya que Passatroncos recoge el testigo de lo del club de lectura, les diré que tengo uno medio en marcha con 5 amigos y el libro escogido es: “Trópico de Cáncer”. Sí, somos morbosos y hasta la pornografía la queremos erudita…A mí alguno de los que me gustaría leer con ustedes sería: Los hermanos Karamazov, El jinete polaco o El hereje…

Y bueno, para no extenderme más solo decir que a mí Dubai, qué quieren que les diga, que si me interesaba poco, a raíz de los comentarios de Don Antonio me interesa menos todavía…Sigo pensado que es Marina D’or en bueno. Tiene algo de artificial, aunque reconozco que sus rascacielos para nave espacial están mejor que los de Benidorm. Catedrales modernas, dice Don Antonio…No hay cosa más desagradable a la vista que una catedral moderna. Los Ferraris y Mercedes me dan un poco igual. No me extasío al verlos. Y los centros comerciales por muy guapos que me los pinten no sé que comparación pueden tener con París o cualquier ciudad de la vieja Europa. Siempre son puro escenario y a pesar de las muchas cascaditas artificiales que tengan dentro y falsas avenidas, después de un rato estás deseando salir a la calle. ¡A la calle de verdad! A respirar, a disfrutar de la luz natural. Porque no somos hamsters para que nos engañen dando vueltas en la rueda de la jaula Y aunque en Dubai la jaula va revestida en oro (y en este caso no es del que caga el moro, que sería lo suyo allí, ni la plata sería de la que caga la gata) peor todavía. O más hortera si cabe…Y encima, como dice Don Antonio: hoteles-palacio.¡Hoteles-Palacio! Lo meto en el mismo saco de catedrales modernas para que juntos hagan chirriar lo sublime: Los más importantes palacios europeos no son hotel. En fin, creo que queda claro que no me resulta un destino apetecible. Solo le veo sentido ir hasta allí si se tiene familia como usted. Como iría a Marina D’or en caso de tenerla allí. Lo pongo al final de mi lista o no lo incluyo directamente.

A propósito, los que no han salido de su casita, ¿Adónde han pasado ganas de escaparse estas Navidades? Cuéntenle a la fanciulla en qué lugar les hubiese gustado estar. A ver si me dan ideas…

Señor Mocata, como diría Aznar, “vaya coñazo que acabo de soltar”.

Saludos.

Mocata dijo...

Pues yo estas navidades me he mantenido fiel a mis personales e intransferibles gustos, el cine y la literatura de género especialmente, y por ahí he encaminado mis pasos lectores. He terminado de leer (trabajo me ha costado, debo reconocerlo) un ensayo titulado "Monster show. Una historia cultural del horror", de David J. Skal, sobre la íntima relación que a lo largo del siglo XX han tenido los terrores reales con los cinematográficos. También he comenzado a picotear en un volumen recién aparecido y consagrado al cine fantástico italiano, que es un auténtico festín para los aficionados por sus espectaculares características (cerca de 400 páginas, gran aparato gráfico, colaboraciones de más de 50 especialistas...). Y en cuanto a las novelas, me he decidido por dos clásicos de la ciencia ficción que esperaban pacientemente en mi biblioteca desde hace algún tiempo y que no me han decepcionado: "La guerra interminable", de Joe Haldeman, parábola antibélica sobre Vietnam en clave futurista (y relativista), y "El día de los trífidos", de John Wyndham, relato apocalíptico escrito en los años de la guerra fría sobre una extraña catástrofe que deja inerme a casi toda la humanidad ante una nueva e inesperada amenaza. Dos obras de prosa sencilla (mejor escrita la segunda que la primera) e ideas poderosas y perturbadoras, cuyo recuerdo permanece.
En lo de Sherezade te equivocas, fanciulla: Aladino era el único que tenía carné de piloto de alfombras (bueno, había otro, pero estaba en la cárcel: el ladrón de Bagdad), así que no pude escoger.
Y con respecto a los posibles destinos navideños, hay que estar donde esté la familia así que..., pero puestos a escoger y sin salir del mundo árabe, no me hubiera importado comerme las uvas subido a lo alto de la pirámide de Keops o navegando por el Nilo.

La fanciulla de Gijón dijo...

Señor Mocata, con lo culto que es, a veces, se empeña en parecer tonto. Mínimamente que usted conozca la estructura de las pirámides sabría que de la mitad hacia arriba su construcción es compacta y que las galerías y cámaras funerarias no llegan a lo alto. Usted quiere meterse en el ascesor y pulsar el último piso como en la estatua de Colón de Barcelona o el nido de águila de Hitler….Bueno, escálela por fuera, si quiere, pero una vez allí, ¿Está seguro de que en la cima de Keops podría comer uvas? Dígame como se sentaría: si lleva taburete como lo colocaría y si no lo lleva, como se colocaría usted ¡Jajajajajajaj! ¡Qué salimos del armario dos veces en 24 horas! Mire, mejor no se moleste en ir tan lejos. Tengo una receta más cercana: El mismo efecto tendrá si hace la senda ecológica de Toledo en bicicleta sin sillín. Y más que navegar por el Nilo, vaya luego a nado por el Tajo. A ver si refresca el escozor. Pero haga primero, como cuando era pequeño, la digestión antes de meterse al río. No vayamos, encima, a tener un problema con las uvas.. ¿Son estos terrores reales más que los de Monster Show? Y por cierto, ha tenido usted suerte de que Aladino le haga querido llevar a ningún lado viendo como se las gastan los pilotos últimamente.

A Don Antonio: más que la primera obra la imponga yo, digan ustedes una única obra y votamos. Pero porfi, novelas clásicas o novelas normales, no la biografía de Ibarra ni la de algunos destacados sapos y culebras del cine de terror italiano. Per carita…Mi voto para una única obra es para Los Hermanos Karamazov. En entregas quincenales o semanales de 50 u 80 páginas y si podemos avanzar más…pero mejor despacito, así cada uno puede simultanear esta lectura con otras y los análisis dan menos pereza que los de un libro en conjunto y se recuerdan mejor los detalles. Cosa pensate, amici?

Antonio Illán dijo...

Yo me leí de novela de Pepe Monteserín hace un par de años. Tardé en leerla. Estoy de acuerdo con la Fan-chula: es diferente. Me interesó mucho la historia de amor-desamor y el mundo de relaciones con unos y con otros, especialmente con el suegro. No es una novela fácil, porque las disquisiciones textuales de los primeros párrafos de libros dilatan ell tiempo y, a veces, la conferencia se hace interminable.
Respecto a Los hermanos Karamazov, no estaría mal su relectura. Nos damos esta semana para proponer algún otro título y luego votamos.

La fanciulla de Gijón dijo...

¡Sí, sí! El suegro que era clavadito a Camilo José Cela y que disfrutaba afilando cuchillos...Y esa manera original de reconquistar a la mujer haciéndole una rica tortilla de patata. Ya quisiera yo que alguno que otro me hubiese sorprendido así. ¡Con romanticismo útil!

Bueno, a lo que iba: Campaña a favor de los Karamazov:

Es más fácil de seguir aún con distintas ediciones porque viene separado en "libros" (así empezaríamos marcando claramente para su lectura “LIBRO PRIMERO: Una pequeña y agradable familia”) Además, para el que no lo tenga a mano, yo misma les puedo proporcionar fotocopias (para que anoten o pintarrajeen a gusto) porque ya lo he descargado de Internet (aunque a algunos les parezca un sacrilegio, el contenido es el mismo) y se las puedo hacer llegar. Porque:

- Soy muy amiga de la secretaria de Don Antonio y desayuno con ella todos los días.

- Sé ir a la fábrica de gaseosa donde está Passatroncos de operario (aprovecharé para dárselo durante los 15 minutos en que le dejan salir de la cadena de montaje para almorzar)

- Y para que las tenga el señor Mocata no tengo nada más que meterlas bajo la alfombra mágica o dárselas al monstruo del Lago Ness o a cualquier monstruo anónimo.

Ustedes mismos. Más fácil no se puede.

Mocata dijo...

Pero bueno, querida fanciulla, ¿otra vez pecando de excesiva literalidad a la hora de interpretar mis palabras o simplemente es que te aburrías un poco y yo era el blanco más a mano en el que descargar tu sarcástica ira? Empiezo a sospechar que por la razón que sea hay algo en mí que despierta tus más bajos instintos y que mis inocentes comentarios hacen brotar en lo más profundo de tu intrincado cerebro una vena sádica desconocida y terrible. ¿A qué obedece este aparente resentimiento? Lo desconozco, pero en fin, tampoco soy psicoanalista.
Y en cuanto a "Los hermanos Karamazov", pasapalabra.

La fanciulla de Gijón dijo...

¡Viva! ¡Por fin esto se anima!
Señor Mocata, ¡Pues claro que me aburro! ¡Y mucho! Y a estas alturas de la película, usted bien lo debería de sospechar. Si no, ¿Qué hago aquí "perdiendo el tiempo" con todos ustedes? Ay, copón, confundiendo las churras con las merinas otra vez. Yo le diré, que creo no descargar ira al escribir. Y afirmo que no tengo resentimiento alguno contra usted (que le tenga que aclarar esto, manda güebos) Mucho menos vena sádica y terrible (aquí si es usted el que peca de excesiva literalidad a la hora de interpretarme, pues nada más lejos de desear su empalamiento en la pirámide de Keops). Le respeto mucho como persona, como fulano de tal que es (y no era necesario aclarar que no es usted psicoanalista, pues ya se ve...)pero como señor Mocata, no deja de ser parte de los Dramatis Personae que por aquí pululan y no está libre de caer en mis garras. Y es que, ¡Me niego a llevar en este rincón tan libre los corsés que es obligado ponerse en otros lados! Que la sosez es la nota imperante en el trato diario con las personas de -casi me atrevería a decir- todos los que aquí escribimos, Ay, la sosez. ¡A la ricaaaa sooseeeez!
Además, ¡Oiga! ¡Parece mentira que le guste tanto la ciencia-ficción! ¿Por qué usted si la puede utilizar para volar en alfombra con Aladino y a mí no me deja?

En fin, que al final voy a ser una incomprendida….Espero que Passatroncos no me reproche también el ponerle en la cadena de montaje de las gaseosas….

¿Alguno más indignado por mis comentarios? (miren que como haga las maletas, puede que algun día los echen de menos…)

Antonio Illán dijo...

Queridos amigos: ¡yo he venido aquí a hablar de mi libro! y ustedes dale que dale con la retórica psicotropicoanalítica. Esto parece Gaza -no Cisjordania, que es otra cosa-. Bueno ¿nos atrevemos con los Hermanos Karamazov?
Hoy día 15 de enero estáis invitados los seguidores o lectores/as de este blog a un riquíiiiiiisimo pastelillo o a un bombón en el garito donde trabajo. Es que cumplo años, coño. ¡Ah! hoy me he mirado al espejo y por primera vez en mi vida tenía cara de abuelo, así con un par...

La fanciulla de Gijón dijo...

¡Pues yo he venido aquí a retolicar!
¡Feliz Cumpleaños! Usted es acuario, como yo, que está mal que lo diga, pero somos un signo creativo e inteligente. Es lo que hay, señores...

¡Y que inquietante! ¡La cara de abuelo se ha presentado así, por sorpresa! Ya le veo dando a sus nietos los werders originales, haciendo queso como el de Heidi o pasando las horas muertas frente a las obras. Ah, si se echa "Germinal noche y día", volverá a recuperar su cara de antes.

Y vale, podemos agenciarnos el libro primero de los H.K.

Mocata dijo...

¡Ay, qué magnífico instrumento de comunicación es el lenguaje y cuántos malentendidos genera! Para empezar, mi queja iba dirigida a otra de las ´dramatis personae´de esta función, de nombre fanciulla y de apellido Gijón, que me imagino también está sometida a las mismas reglas del juego que el resto y que, consecuentemente, también puede recibir lo suyo en tanto personaje sin por ello sentirse aludida desde un punto de vista personal.
Por otro lado, si cargué las tintas de mi reproche con adjetivos como sádico y terrible fue para facilitar su lectura en clave irónica (y no indignada), pero veo que sigo sin hacerme entender adecuadamente. Supongo que parte de la culpa es mía, por lo que tienes todo el derecho a seguir atizándome si así te place, belicosa fanciulla, pero creo que sería mejor diversificar un poco la dirección de tus dardos, porque si no corremos el riesgo de aburrir a nuestro fiel auditorio (por cierto, ¿hay alguien ahí aparte de los habituales?).
Por último, y para que veas que no todo son discrepancias, coincido contigo en la defensa de un romanticismo útil (y recíproco) frente a tanta vana palabra llevada por el viento. ¡Por sus actos l@s conoceréis!

Mocata dijo...

¡Ah, y feliz cumpleaños para el mágico Don Antonio, que está hecho un chaval!

Antonio Illán dijo...

¿Cuándo empezamnos con los Hermanos Karamazof?

La fanciulla de Gijón dijo...

Libro 1, para este fin de semana (29 páginas de nada). Ya lo tienen todos ustedes salvo el que ha pasado palabra.

Señor Mocata, estamos de acuerdo. ¡Bravo! Si mañana me trae una tortilla de patata mando a mis secuaces a rescatarle de la pirámide.

Y sí que hay más gente ahí pero dicen que les da miedo intervenir un 50 %, que hay mucho nivel un 45, y que en este blog parecemos todos del siglo XVIII un 5 %

La fanciulla de Gijón dijo...

Ayer pudimos leer en la revista Ecos, la entrevista que le hacía Don César del Río (para quién no la tenga a mano, la edición digital reproduce parte de la misma en el apartado “entrevista irreverente” del enlace: http://www.revistaecos.com/)

Los muy cucos comienzan falseando sus datos personales para hacer coincidir su fecha de nacimiento con la fecha de salida de la publicación y así poder decir: “Tal día como hoy nació” Aquí me enteré yo de que no es Acuario, dato que yo creía cierto al no habérmelo desmentido nadie. Ni usted mismo. (No sé si porque no me ha leído más arriba o lee en general con poca atención su blog, o por no prescindir de las etiquetas de signo creativo e inteligente…)

La entrevista la llaman irreverente, aunque a veces roza lo chabacano, sobre todo cuando la mente calenturienta del entrevistador, le lleva a preguntar: Si le van los tíos, si hace nudismo, si participa en orgías, cuál es su cagamento favorito .…Lo que me queda claro al final es que no es gay, pero que, a pesar de confesarse estrecho de esfínteres, participa en orgías los fines de semana. Ah, y creo que le ha dado una lección muy interesante a Don César contestándole a lo de cuál sería su pregunta estrella en una entrevista irreverente a Woody Allen. “Le preguntaría que a quién pondría él en el diván del psiquiatra de la política americana” Al entrevistador, yo creo, que le interesaría más la de: ¿Folla mejor la china que la Farrow?

Don César, si de casualidad me lee, no me lo tome a mal…¡Es lo que tiene estar expuesto!

Rosa Mary dijo...

¡Yo ando por aquí! pero no tan asiduamente como vosotros. En mi modesta opinión deliraís un poco o bastante, juego al que no quisiera entrar. Pero sí que estaría interesada en seguir con vosotros las lecturas. Antonio, ¿me las podrías hacer llegar en formato digital?

La fanciulla de Gijón dijo...

¡Niñaaa Rosa Mary!

Aunque es una pena que no juegues con nosotros a delirar, me alegra que te animes a lo del club (alguien cuerdo no viene mal). Yo me he leído ya el libro I de los hermanos Karamazov y, con otro Club, me estoy leyendo, Trópico de Cáncer, que es un poco Polno...
Si me das tu correo, yo misma, te los envío en word (aunque los libros descargados tienen erratas, se leen bien...)

¡A disfrutar del domingo! Por cierto, ayer he visto "Australia", ¿La habéis visto vosotros?

Mocata dijo...

Yo no, y después de conocer la opinión de mi crítico de cabecera, Jordi Costa, y de mi hermana, que la fue a ver el otro día, tampoco me han quedado muchas ganas de comprobar si estoy de acuerdo o no con ellos. ¿A ti te ha gustado?

La fanciulla de Gijón dijo...

Pues mire: El principio es entretenido. Los paisajes australianos (espero que sea Australia y no Almería o Colorado) son muy bonitos, (la fotografía en general…) y la secuencia de la estampida del ganado, muy emocionante. A partir de ahí, o un poco más adelante, se vuelve cansina. El galán lo borda, en la actuación y en lo físico (es el típico rudo pero sensible que nos gusta a las mujeres, con un pecho lobo sudoroso…¡qué rico, omá!), y todos los planos sensuales están reservados para él, en detrimento de la Nicole, que parece que le diera grima al director recrearse en ella. Es verdad eso que dicen de su inexpresividad por el botox: hace que incluso en momentos de sufrimiento total ponga cara como de contrariada por haber perdido el móvil.

Y bueno, que luego es más larga la peli que un día sin pan y hay dos momentos claros donde el espectador ya piensa que es el final y aquello no termina. Se resuelve todo, sube la música, se aleja el plano…y nada oye, que pasamos a otras secuencias. A la media hora, igual: Se vuelve a resolver todo lo que lían y cuando ya cuentas con los títulos de crédito, empiezan a bombardear los japoneses y ¡otra vez la burra al trigo!…Y ya al final solo deseas que acabe, como sea, pero que acabe.
Así que, señor Mocata, si no le interesan los torsos desnudos ni los paisajes australianos, no le resultará apetecible.

Mocata dijo...

Teniendo en cuenta que el director de la cinta, el australiano Baz Luhrmann, es homosexual declarado (y ahí está su filmografía para corroborarlo), es normal que su cámara se regodee en los músculos de Hugh -Lobezno- Jackman, última encarnación hollywoodiense del eterno masculino, antes que en esa artificial muñeca de porcelana en que se ha convertido la Kidman. Y es que, pese a las malas lenguas, Tom Cruise no tiene un pelo de tonto (por cierto, su próxima peli, "Valkiria", tiene muy buena pinta).

La fanciulla de Gijón dijo...

¡Yo que pensaba que usted era pro-porcelana por su odio a las mujeres bronceadas! Supongo que lo que no será entonces es pro-cirugía...A propósito, el novio de la Duquesa de Alba, le llama cariñosamente "porcelana mía". Y a mí no me parece que Cruise sea muy inteligente que digamos. Aceptó el montaje ese de relación con Penélope y con la actual mujer bien que hizo el tonto por todos los platós y en todos los estrenos.

Mírelo aquí como se reía de su cuñao:

http://www.youtube.com/watch?v=veW3YtQoJ0g

Sigo navegando, en esta noche de domingo...

splendid dijo...

I will pass on your article introduced to my other friends, because really good!
wholesale jewelry

La fanciulla de Gijón dijo...

Ya se metió un fulano a vendernos gargantillas..

Anónimo dijo...

Poco importa que la piel sea un poco más clara u oscura cuando ha sido sustituida por una especie de cáscara rígida y tirante que parece que se puede romper en cualquier momento.Ah, ¿y qué fue de tu preferencia por los metrosexuales depilados hasta las pestañas? Sobre Mr. Cruise, a las pruebas me remito: es uno de los actores que más tiempo lleva entre los más populares y mejor pagados y sus cambios de pareja normalmente han sido para mejor...

Mocata dijo...

El anterior comentario era mío.

La fanciulla de Gijón dijo...

No hacía falta aclararlo...

Los metrosexuales, están bien si no se vuelven, como dice un colega mío de Cuenca, metromaricones...Y hasta para llevar pecho lobo hay que valer, y este tío lo vale. Y lleva los pelos muy bien puestos. (Los que no me gustan son los que suben por la espalda tipo alfombra turca hasta enlazar con la nuca)

Rosa Mary dijo...

Mi correo para recibir las lecturas es rosalopezrodriguez@gmail.com. Yo tengo interrumpida la lectura de trópico de Capricornio que ya retomaré cuando lea todos los libros que trajeron Antonio y Teresa.
En cuanto, al cine os dire que me gusta mucho ver buenas películas. La útlima que he visto 2046, su origen, chino. Una estupenda y extraña manera de contar y transmitir los sentimientos más ocultos en nuesta mente con una fotografía de lo mas exquisita.

La fanciulla de Gijón dijo...

A ver si mañana te lo envío, Rosa Mary, que lo tengo en el otro PC...

Y tienes razón, ver buenas películas gusta, pero también es interesante cuando son malas y las puedes despellejar. Si no, a mira Nicole, que solo nos faltó apalearla y lo bien que lo pasamos a su costa...

Y ahora que dices lo del film chinorris, me acuerdo de uno que vi yo... Dremiadelamorhermoso, para morirse a plazos en el cine. A mí me resultó demasiado extraña esa manera de contar. Más que nada porque no sucedía nada y era larga y llena de silencios, pero no silencios elocuentes, ¡Silencios a lo tonto! Matrimonio de conveniencia, medio rarete. Ella sosa y sumisa. Con miedo hasta a preguntarle al marido dónde iba. Él, sin carisma ninguno. Cada poco iba a la ciudad a resolver asuntos. Nunca supimos que asuntos. Ella bordaba y miraba por la ventana. El se fumaba un cigarro con parsimonia. Ella observaba el humo y le ponía las zapatillas. De nuevo él se iba a resolver asuntos a la ciudad. Ella bordaba más. Así todo el tiempo hasta que cinco minutos antes del final, creo que él decía que la próxima vez que fuera a la ciudad, ya no volvía. Ella no se lo tomaba ni bien ni mal. Se hacía un té y luego a bordar otra vez. Cuando cansaba de bordar, a mirar por la ventana.....)

Y a partir de ahí, Rosa Mary, no vi más pelis de chinos. Pero al señor Mocata, gran cinéfilo, seguro que le suena “2046” Y sí, las fotos estaban bien. Pero si no hay argumento, casi que me quedo con los blogs de fotografía (que hay muchos muy buenos)

Mocata dijo...

Yo tampoco soy muy aficionado al cine oriental y menos al de autor (mi especialidad es el cine americano "clásico", años 30-50), pero aunque no he visto ni "2046" ni la peli en la que la fanciulla se quedó frita, me parece que ambas son del director hongkonés Wong Kar-wai, para unos un genio refinado y elegante, para otros el colmo del amaneramiento exótico (es probable que ambos tengan parte de razón).

La fanciulla de Gijón dijo...

¡Usted sí que es el colmo, pero del atrevimiento!
La de Rosa Mary sí la dirige WKW, pero ¿esta seguro que la mía también?
(Mire que yo invento mucho...)

Mocata dijo...

Seguro no, pero ese argumento sin argumento, esa languidez de los personajes, ese esteticismo brillante pero un tanto vacuo, llevan el sello del de Hong Kong o de alguno de sus imitadores.

La fanciulla de Gijón dijo...

jeje. Si yo no he visto nunca tal película porque ni siquiera existe, y usted la enmarca perfectamente dentro de un estilo, y hasta me dice el autor, es que he hecho una recreación excelente.

Rosa Mary dijo...

Pues a mi me encanta el cine clásico, el de blanco y negro, pero no dejo de ver películas de historias verdaderas y con toques personales; lejos de relatos sin sustancia y guiones facilones.
El cuento chino que ha contado Fanciulla me recuerda a una película con una de mis bandas sonoras preferidas: El Piano.

La fanciulla de Gijón dijo...

Cierto, Rosa Mary. La banda sonora bien aunque Nyman a veces es rayante...pero el resto solo tenía de bueno la foto del piano varado en la playa y que el prota salía en bolas y se le veía la comadreja.
Y hablando de pelis, es muy bonita una que se llama "Elsa y Fred" ¿La han visto, con Manuel Alexandre y China Zorrilla? Es del amor en la vejez y no es ñona como "volver a empezar", es divertidísima. Se la recomendé una vez al señor Mocata pero pasó de todo...A mí se me hace incomprensible que no le hubiesen dado el goya a Alexandre, para una vez que protagoniza una peli y más haciendo ese papel tan entrañable. No dejen de verla, señores. Rosa Mary, el guión está muy bien hecho y al relato yo le veo bastante sustancia.

Mocata dijo...

¿Seguro que me la recomendaste? Porque yo no lo recuerdo. Y mira que con ese título, tan parecido a "Ginger y Fred" de Fellini (otra de protas algo más que otoñales) es raro que ni me suene. Alexandre no hace falta que haga papeles principales para ser un actor excelso (¡vivan los secundarios del cine español en blanco y negro!), lo mismo que Harvey Keitel, se le vea o no la comadreja (en "Teniente corrupto" también sacaba su mascota a pasear, por si a alguna le interesa).

La fanciulla de Gijón dijo...

Bueno, bueno…¡Qué tampoco una está interesada en hacerse un collage con mascotas y comadrejas!
Y yo creo que sí le recomendé esa peli, precisamente porque sé su debilidad por Fellini. Le dije: es una peli de dos yayos. Ella con el típico carácter reloco argentino y muy grandilocuente, un terremoto de mujer, graciosa, activa y con grandes dotes para fabular. Él, todo lo contrario: recién viudo, triste e insípido. Y la ilusión de ella había sido siempre convertirse en Anita Ekberg y bañarse como ella en la Fontana de Trevi.
Pienso que le gustaría a Rosa Mary, a Don Antonio y hasta a usted, señor Mocata, a pesar de lo que diga su crítico de cabecera.

http://www.youtube.com/watch?v=DTyRC4X6wIQ
(Aquí les dejo el trailer y la entrevista con el director. La peli entera se puede bajar de Internet)