domingo, 17 de agosto de 2008

¡VIVA EL SOL!

El verano me está dejando así: ¡¡¡achicharrado!!! Pero tengo confianza en superar las situaciones. Es cuestión de no aferrarse más a las experiencias negativas que a las positivas. Mil cosas nos suceden cada semana, pero lo que mejor recordamos no son los triunfos sino los problemas, los errores y los fracasos. Esto sucede porque no reflexionamos, sólo reaccionamos.
Una manera de salir de una depre veraniega y de las otras tambien es empezar cada día pensando en aquello que nos producen placer. Pensar en las cosas gratas de la vida es una manera pacífica y positiva de empezar cada mañana. Hay muchos pequeños placeres que nos rodean.
Cuando me encuentro un poco obtuso, recuerdo las cosas buenas que me pasaron, en lo que va de año, los más de cien orgasmos, las exposiciones que he visto, los poemas que he leído o escrito, el calor de mi pareja, las comidas que he saboreado... e imagino las que aún me esperan.
Reflexionar positivamente y soltar las garras de los contratiempos es lo quehay que hacer para no quedarse como el bisonte de Altamira: seco en una piedra, rojo como un pimiento y bufando.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Supongo que lo de los cien orgasmos será un decir...¿no?
¡Y encima hay algunos que se quejan!
EL SER HUMANO ES INSONDABLE

Anónimo dijo...

Con tres orgasmos al año hay muchos y muchas que se apañan. ¡Ay! que dolor, que escozor y que gustito al mismo tiempo.

Esjarramantas dijo...

¿Cien orgasmos contabilizados en el último ejercicio?

Como dijo un ilustre: "El mejor polvo, el de soltero. Y la mejor paja, la de casado"